Hilo de Ariadna

El cubismo checo y los bellos interiores de la Casa de la Madre de Dios Negra

El Museo de Artes Aplicadas presenta esta exposición en el excepcional ámbito cubista de la Casa de la Madre de Dios Negra, que más que un magnífico fondo y marco para la misma es un elemento artístico de igual valor. Podrá admirar enseres y antiguos muebles originales en un escenario auténtico que más que otra cosa es parte integrante de la exposición.

La nueva exposición permanente El cubismo checo quedará abierta a partir del 3 de diciembre de 2015. Su sede será el maravilloso edificio (de enorme valor histórico y artístico) conocido como la Casa de la Madre de Dios Negra, situado en la plaza de Ovocný trh (Mercado de frutas) en el centro de Praga. La construcción, que fue diseñada para que albergara tiendas y comercios, es una joya del estilo cubista. Su autor es Josef Gočár, arquitecto clave de la historia de la arquitectura checa de la primera mitad del siglo XX. Aunque dedicó sobre todo su talento creativo al campo de la arquitectura, sus diseños de mobiliario, relojes y lámparas le dieron al cubismo checo un carácter individual.

Contornos afilados, intersección de superficies, estructuras geométricas; esos son los típicos elementos del cubismo checo, movimiento artístico único en el mundo, nacido alrededor del año 1910 cuando un grupo de jóvenes arquitectos y artistas vanguardistas aplicaron los principios de la pintura cubista de Picasso y Braque, que marcaron toda una época, a la arquitectura y al diseño. Originalmente, el cubismo fue una tendencia de la pintura francesa, y después un rasgo específico de esta escuela arquitectónica checa. El movimiento cubista parte del presupuesto de que la forma fundamental de la materia es el cubo y, consecuentemente, todo objeto artístico compuesto en formas geométricas reductibles a esa forma primaria es artísticamente más intenso y rico.

La exposición „El cubismo checo“ presenta en los dos pisos del edificio un panorama del cubismo checo cuyo centro de gravedad es el diseño para interiores de los años 1911–1914, aunque recoge asimismo muestras de la época de comienzos de los años 20. Una selección de mobiliario (tanto piezas compuestas como aisladas) debidos al diseño de Pavel Janák, Josef Gočár, Vlastislav Hofman, Josef Chochol, Otakar Novotný y Antonín Procházka se complementa con objetos de cerámica, forjas, tapices ornamentales, carteles e ilustraciones. El proyecto de relacionar las bellas artes con el diseño aplicado queda representado por obras escogidas tales como las pinturas de Emil Filla, Bohumil Kubišta, Josef Čapek, Václav Špála y Otokar Kubín así como esculturas de Otto Gutfreund. Ilustra la arquitectura cubista una proyección compuesta a base de fotografías actuales de los edificios existentes así como fotografías antiguas y planos arquitectónicos.

El visitante podrá disfrutar también de una zona activa dedicada al mobiliario cubista, que forma parte de la exposicion. Ahí no todos los objetos tendrán el cartel de „se ruega no tocar“: al contrario, si quiere podrá probar lo cómoda que es una silla cubista.

Cuando acabe la visita podrá incluso ver cómo sabe un dulce cubista. El Grand Café Orient, que se encuentra el el primer piso de la Casa de la Madre de Dios Negra es la primera cafetería cubista del mundo, y actualmente además la única. Su maravilloso interior, reconstruido en estilo cubista y su rica oferta gastronómica no es sólo nostalgia de los antiguos tiempos de los cafés, sino una experiencia para los cinco sentidos. Puede probar, por ejemplo, su especial dulce cubista conocido en checo como „věneček“, la coronita.

Lugares recomendados

Actividades seleccionadas