Hilo de Ariadna

La inspiración del río Moldava (Vltava)

Praga sin Moldava (Vltava) sería como una orquesta sin director. La superficie del río refleja Hradčany y Vyšehrad, sus puentes unen los barrios de Smíchov y la Ciudad Nueva (Nové Město) o los barrios Holešovice y Libeň. De primavera a otoño cruzan el río cruceros y gente en barcas de pedales, en las nieblas de la mañana salen al agua los pescadores solitarios. Para conocer la apariencia actual de Moldava (Vltava), dad un paseo por la ribera entre Mánes y Výtoň. En temporada podéis comprar en el mercado de producto local y os podéis divertir en los bares de la zona, en invierno podéis hacer una sauna en uno de los barcos anclados.

Quizá cada niño pequeño intuye qué fantásticas son las vistas de la Praga antigua desde arriba. Pero desde la perspectiva del Moldava (Vltava), de sus islas y orillas, la metrópolis gana una dinámica del todo diferente. La silueta de Hradčany desde el Puente de Carlos (Karlův most) es probablemente la fotografía más requerida por los turistas, tanto checos como extranjeros. No es de extrañar que casi ningún fotógrafo se resista a tal belleza. Para presumir en casa de imágenes menos icónicas, basta con ir a la plaza Křižovnické siguiendo la corriente del río, y por la calle Platnéřská llegar al agradable paseo junto al río, donde se obtiene una vista no menos impresionante del símbolo principal de Praga. Pasa algo parecido con la isla Střelecký. Además del Castillo de Praga (Pražský hrad) y el Puente de Carlos (Karlův most) desde aquí podéis deleitaros la vista con la Pasarela de Novotný (Novotného lávka), el edificio majestuoso del Teatro Nacional (Národní divadlo) o los Molinos de Sova (Sovovy Mlýny), actualmente Museo Kampa (Museum Kampa). Además, hasta las islas suelen llegar cisnes y patos. Les encantará si tenéis para ellos algo bueno de comer, lo mejor un panecillo o pan duro. Si viajáis con niños, dejadles probar en el campo de juego las ingeniosas atraciones para trepar y la tirolina. Para examinar el Moldava (Vltava) de cerca, alquilad un bote o una barca de pedales. Podéis encontrar puntos de alquiler por ejemplo en la isla Slovanský, o sea Žofín.

Maratón de música

Cada año en junio, las islas praguenses se convierten en clubs de música al aire libre. Se celebra en ellas el festival de multigéneros United Islands, consistente en talleres creativos y otras atracciones para niños y adultos (la entrada a los eventos suele ser gratis). También es posible moverse al ritmo del swing, reggae o world music en la ribera, entre los puentes de Palacký (Palackého most) y del Ferrocarril (Železniční most). ¿Sois aficionados a la música electrónica? Si es así, en el local Bikeazyl, en verano generalmente, los DJ´s checos ponen discos de vinilo. Los músicos hábiles y menos hábiles pueden ejercitar los dedos con el piano que es parte del mobiliario fijo de este bar, que a su vez es una base para ciclistas (os alquilarán una bici o os repararán la vuestra). En el barco (A)VOID Floating Gallery se organizan eventos musicales regularmente, y también podéis visitar exposiciones o hacer una sauna en invierno. En el barco “Secreto de los hermanos Forman” (Tajemství bratří Formanů) se alternan espectáculos de teatro y fiestas de música. Los productores locales de alimentos acuden a sus puestos en la ribera todos los sábados. Aparte de verdura fresca, pan y bollería, quesos y embutidos caseros, podéis probar también crepes, pescado, sidra praguense o un café exquisito. Cada dos semanas al mercado del producto local se añade un mercadillo donde podéis comprar todo, desde libros hasta ropa, incluso pequeños muebles.

Con bici o andando

La orilla izquierda del Moldava (Vltava) también es una buena opción para un fácil paseo o para actividades culturales o deportivas. Probad, por ejemplo, el paseo entre los puentes de la Legión (most Legií) y de Palacký (Palackého most). Puede ser entretenido para niños, pero también para adultos, observar el tráfico en las esclusas, gracias a las cuales las embarcaciones superan los azudes praguenses. A propósito, un crucero hacia el Zoo de Troja o, en dirección opuesta, hacia el Embalse de Slapy (Slapská přehrada) también vale la pena. Pero excursiones de este tipo requieren reservarse, casi seguro, todo el día. Una atracción suele ser también recorrer los azudes praguenses en el día de San Venceslao, cuando Moldava (Vltava) se llena con canoas y balsas de rafting y los más atrevidos superan el tramo entre el Prado del Emperador (Císařská louka) y la isla Štvanice incluso en surf de remo. 

Varias rutas de bici siguen el curso del río. Una de ellas os llevará a la confluencia de los ríos Berounka y Moldava (Vltava), desde donde podéis continuar hasta el castillo de Karlštejn, la ruta en la orilla opuesta es agradable también para patinar sobre ruedas o ir en patinete. Cuando estéis cansados de hacer deporte, podéis ir al Balneario Amarillo (Žluté lázně) en Podolí, donde se puede holgazanear sin disimulo. Cómo no, otra vez junto al río. El Moldava (Vltava) es parte inseparable de la vida de Praga.

  • El río Moldava (Vltava) en cifras:
    7 islas
    14 puentes
    3 centrales hidráulicas
    31 km es la longitud del río en Praga

 

  • Transbordadores praguenses
    Transbordador P1: Sedlec - Zámky
    Transbordador P2: V Podbabě - Podhoří
    Transbordador P3: Lihovar - isla Veslařský ostrov
    Transbordador P5: Kotevní - Císařská louka - Výtoň
    Transbordador P6: Lahovičky - Estación de trenes Modřany
    Transbordador P7:  Pražská tržnice – Štvanice – Karlín-isla Rohanský ostrov
    En los transbordadores se aplican también las tarifas del transporte público.

Prague City Tourism

 

Lugares recomendados