Hilo de Ariadna

Laberinto de espejos (Zrcadlové bludiště Petřín)

Uno de los lugares preferidos de grandes y pequeños. Desde fuera, el edificio, que está muy cerca de la torre de observación, parece un castillito, pero por dentro no tiene un laberinto de pasillos de piedra, sino de espejos. Primero piérdase por él hasta llegar al cuadro de la batalla del año 1648 de los praguenses contra los suecos en el Puente de Carlos, y luego, en la „sala de la risa“ mirense en los espejos cóncavos y convexos alternativamente como gigantes o enanos, redondos como cebollas o flacos como palillos.

Laberinto de espejos (Zrcadlové bludiště Petřín), Petřínské sady, Praha 1 - Malá Strana, 118 00
Web: http://www.muzeumprahy.cz/prazske-veze/, e-mail: muzeum@muzeumprahy.cz
tel.: +420725831634

Horario de apertura

Noviembre – Febrero

Toda la semana
10.00 – 18.00

Marzo

Toda la semana
10.00 – 20.00

Abril – Septiembre

Toda la semana
10.00 – 22.00

Octubre

Toda la semana
10.00 – 20.00

Precio de la entrada

básico

90 CZK

reducido

65 CZK

familiar

250 CZK

Historia del edificio

El laberinto fue construido según el proyecto del arquitecto Wiehl como el pabellón del Club de Turistas Checos en la Exposición de Aniversario en Praga en el 1891. Lo construyó el maestro carpintero praguense y constructor Matěj Bílek. Originalmente el laberinto se encontraba cerca del Palacio Industrial, dos años más tarde fue trasladado a Petřín. Es una imitación de la antigua puerta gótica de Vyšehrad llamada Špička, construida en el siglo XIV por Carlos IV y acabada con nueve torrecitas. Originalmente sus recintos delanteros disponían de un panorama circular con veinte visores de unas 100 diapositivas estereoscópicos de interesantes lugares checos. Siguió una exposición de la actividad turística y editora del Club y exposición de productos turísticos de firmas checas. Siguió el diorama. Es un cuadro grande con el primer plano plástico que representa la lucha de los praguenses contra suecos en el Puente de Carlos en el año 1648, más precisamente la defensa de la Torre del Puente de la Ciudad Vieja por el jesuita Plachý. El cuadro tiene 80 metros cuadrados y es obra común de los hermanos Adolf y Karel Liebscher, el cuadro lo crearon con ayuda de Vojtěch Bartoněk y Karel Štapfer. Karel creó las partes de paisaje y arquitectura, Adolf se encargó de la escena impresionante, pintando su obra en 50 días. Es interesante ver en el cuadro la orilla izquierda del Vltava a mediados del siglo XVII. El pabellón llamó una gran atención, así que el Club de Turistas Checos hasta logró beneficiarse por su funcionamiento en la exposición.
Después del traslado del pabellón a Petřín, el panorama con diapositivas en la parte derecha fue sustituido por el laberinto de espejos que conduce al diorama pintado. De inspiración sirvió probablemente el laberinto de espejos en Prater, Viena. En el 1911, en el segundo recinto fueron instalados espejos convexos y cóncavos (sala de risas). El laberinto tiene 31 espejos normales y 14 encorvados.
Curiosidad:
En el techo del laberinto se encuentran catavientos con nombres de los artesanos que trabajaron en la obra en el año 1891, escritos por ellos mismos.

 

Mostrar la historia del edificio

Edificios relacionados