Hilo de Ariadna

Hotel Paris (Hotel Paříž)

Uno de los hoteles más bellos de la ciudad con su atmósfera, perfectamente conservada, de principios del siglo XX, es el Hotel Paris, en el núcleo histórico de la ciudad. La detallada ornamentación modernista del edificio neogótico fue diseñada en 1904 por los arquitectos J. Vejrych y A. Pfeifer. Gracias a que el hotel fuera declarado monumento histórico, puede presumir de un interior original. Lo mismo puede decirse de la magnífica decoración del restaurante Sarah Bernhardt.

Hotel Paris (Hotel Paříž), U Obecního domu 1, Praha 1 - Staré Město, 110 00
Web: http://www.hotel-paris.cz/cs/, e-mail: booking@hotel-paris.cz
tel.: +420420222195195, +420420222195666

Historia del edificio

El hotel neogótico París con llamativos elementos del Arte Nuevo fue construido a principios del siglo XX en un lugar de rica historia. La casa de la familia importante de Velflovic que en la vecindad de la Torre de Monte, más tarde de la Pólvora, compró Venceslao IV junto con otros edificios alrededor estableciendo allí la corte real donde vivía a finales del siglo XIV después del incendio del Castillo de Praga. También otros monarcas vivieron allí hasta el año 1483, cuando Vladislao II Jagellón volvió a mudarse al Castillo de Praga. Durante un siglo y medio la corte iba deteriorándose hasta el año 1631. Entonces la compró el arzobispo Arnošt Harrach para establecer allí el seminario de arzobispado. Junto a él se construyó en el año 1694 la iglesia de San Adalberto por legado del arzobispo Jan Waldstein. Cuando el seminario se había mudado a Clementino en el 1777, se estableció allí el Cuartel de la Corte Real. Hasta el 1900 había allí una escuela de cadetes y la iglesia de San Adalberto llegó a ser iglesia militar. En el 1900 se construyó una nueva escuela de cadetes en Hradčany, el cuartel fue vendido y todos los edificios derrumbados.
El hotel al estilo de Arte Nuevo temprano se construyó en los años 1904 - 1907 según el proyecto del arquitecto Jan Vejrych. El interior del café y del restaurante fue creado por el arquitecto Antonín Pfeiffer y los mosaicos exteriores de cerámica son del pintor Jano Köhler. El chaflán impresionante del edificio con el alto frontón de ático está acabado por una alta torre con galería y gárgolas de cobre. Este mirador que es la torre más alta de hotel de la Ciudad Vieja facilita la vista de la ciudad en la extensión de 360 grados y actualmente forma parte de la singular suite presidencial Royal Tower Suite de superficie de 150 m2.
La fachada principal del hotel está decorada con ornamentos abundantes de estuque con motivos vegetales y en el último cuarto piso entre las ventanas hay mosaicos de género de color con motivos de figuras. Las dos alas laterales tienen sobre la cornisa frontones de ático con torrecillas y toda la superficie dispone de la decoración plástica seudogótica. Encima de la entrada principal en el hotel hay un techito de cobre en forma de dosel y el portal está bordeado por mosaico de oro y turquesa. También el interior del hotel es famoso por la decoración singular. Por suerte, durante la reconstrucción se logró salvar la mayoría de los elementos de la artesanía de estilo. El restaurante y el café presumen también del revestimiento de paredes de mosaico de vidrio de color turquesa, originalmente importado de Italia. Con el mosaico se empatan tablas de madera incrustadas con madera de color y nácar, hay adornos de cobre, elementos forjados de latón en la puertas y ventanas, estuques dorados en cuartos y pasillos, pendientes de vidrio al estilo del Arte Nuevo en arañas de la época, muchos espejos valiosos y otros elementos decorativos de Arte Nuevo.
Ya en la época de su construcción el hotel fue considerado como una obra excepcional, por eso el edificio está inscrito en el Museo de Bellas Artes de París. El hotel pertenecía entre los más modernos de Praga y siempre gozaba de la mejor fama. A partir del año 1923 era propiedad de la familia Brandejs, sin embargo, en el 1948 fue nacionalizado y desde entonces desatendido hasta caer entre hoteles de segunda categoría. En los años 80 fue restaurado y en el 1984 declarado monumento cultural nacional. Volvió a las manos de la familia Brandejs en el 1992. Actualmente el hotel pertenece de nuevo entre la punta europea y mundial, no obstante, sigue mejorando. Surgió un vestíbulo nuevo con el diseño original, un nuevo mosaico delante de la entrada principal según el piso original y un nuevo aspecto lo tiene también el café con el nuevo bar Chez Amis. También las habitaciones corresponden a los recientes estándares mundiales. Tienen el aire acondicionado y disponen de la tecnología más moderna, los cuartos de baño lujosos tienen la calefacción en el piso. A los huéspedes y otros visitantes les sigue sirviendo el original Café de Paris legendario y el elegante restaurante francés Gourmet restaurace Sarah Bernhardt, igual que el nuevo Wellness & Spa con sauna y masajes.

 

Mostrar la historia del edificio

Edificios relacionados