Hilo de Ariadna

Iglesia de san Nicolás (Kostel sv. Mikuláše - Malá Strana)

El templo barroco más famoso es una de las ejemplos de la arquitectura de su época más reconocidos al norte de los Alpes en toda Europa. La cúpula tiene un sorprendente diámetro de 20 m., con una altura interior hasta el tope de la lucerna de 49 m., es decir, el interior más alto de toda Praga. Además, es un ejemplo único de ornamentación del periodo culminante del barroco. Se organizan conciertos todo el año; el órgano, del siglo XVII, es maravilloso.

Iglesia de san Nicolás (Kostel sv. Mikuláše - Malá Strana), Malostranské náměstí, Praha 1 - Malá Strana, 118 00
Web: http://www.stnicholas.cz, e-mail: info@stnicholas.cz
tel.: +420257534215

Horario de apertura

Noviembre – Febrero

Toda la semana
09.00 – 16.00

Marzo – Octubre

Toda la semana
09.00 – 17.00

Precio de la entrada

básico

70 CZK

reducido

50 CZK

CONCIERTOS (órgano, música religiosa)
a diario durante la temporada (de finales de marzo a principios de noviembre), excepto los lunes a las 18 horas, conciertos de adviento y Navidades a las 17 horas (solo en fechas seleccionadas). Los conciertos duran 60 minutos.

MISAS REGULARES DE RITO CATÓLICO ROMANO

  • los domingos a las 20:30 horas
  • acceso libre a la oración a diario de 8:30 a 9 horas

En Navidades, Pascua o durante las vacaciones de verano puede haber cambios, consulte  http://bohosluzby.apha.cz/

Mostrar información detallada

Programa

Historia del edificio

En la plaza del Barrio Chico se erigía la iglesia parroquial gótica de San Nicolás consagrada en 1283. En el marco de la re-catolización después del año 1620 y por empeño de Albrecht de Wallenstein la iglesia fue entregada a los jesuitas y la parroquia fue trasladada a la vecina iglesia de San Venceslao. La primera casa profesa de los jesuitas en el Barrio Chico fue establecida en el edificio de la antigua parroquia en 1626. En los años posteriores los jesuitas iban ampliando sus actividades en el Barrio Chico. Dos años más tarde abrieron una escuela primaria y un instituto básico. Con el apoyo de los Kolowrat tenían previsto erigir una iglesia nueva y una casa profesa nueva y con este motivo adquirieron los terrenos adyacentes que eran jardines, parroquia, escuela y doce casas. La antigua iglesia de San Nicolás fue demolida y en un acto solemne en 1673 se colocó la piedra fundamental de la nueva iglesia y la nueva casa profesa jesuita. La vecina iglesia de San Venceslao impedía la construcción de la casa profesa, así que fue también demolida y reedificada un poco más lejos, en la esquina del ala de la casa profesa. El comienzo de los trabajos según el diseño original de Domenico Orsi iba aplazándose por mucho tiempo, así que la construcción de la iglesia empezó recién en 1703. La primera parte del edificio fue construida según el proyecto de Kryštof Dienzenhofer. Se trataba de la portada y la nave con una corona de capillas, consagradas en 1711. La fachada principal dinámica es de tres ejes y cuenta con una entrada principal y dos entradas laterales con sus escaleras independientes de medio círculo. El interior de la iglesia impacta con su riqueza arquitectónica basada en intersecciones de formas geométricas. El constructor Kryštof Dienzenhofer murió en 1722 así que el resto de la obra – la cúpula y el campanario – fue construido por su hijo Kilián Ignác Dienzenhofer. Las campanas fueron colgadas en el campanario en 1750 y un año más tarde se cerró la cúpula y la cumbre del campanario. La iglesia fue consagrada en 1752 pero los trabajos de su decoración continuaron hasta los años 60. El edificio de la iglesia que domina el panorama de la orilla izquierda del Moldava impresiona con sus dimensiones: la iglesia tiene 40 m de ancho, la nave 30 m de ancho, la iglesia sin la escalera mide 60 m de largo, el arco de triunfo entre la nave y el presbiterio tiene 24 m, los cimientos alcanzan una profundidad de 14,5 m. La cúpula se levanta a 50 m por adentro y a 70 m por afuera, o 79 m con la linterna, el círculo debajo de la cúpula (el tambor) tiene 20 m por afuera y 17 m por adentro.
La decoración de la iglesia forma un conjunto puramente barroco. Los frescos fueron realizados por el pintor vienés Johann Lucas Kracker, cuyo estilo se basaba en el Renacimiento italiano tardío y en sus contemporáneos de Venecia. En los años 1760 y 1761 creó la pintura al fresco con el tema de la apoteosis de San Nicolás entre los padres de la iglesia y los fieles adorantes. Es también autor de dos pinturas de altar, la Visitación de la Virgen y la Muerte de San José. Unos diez años antes el pintor František Xaver Palko, quien era el segundo artista más respetado de la época después de Václav Vavřinec Reiner, había adornado la iglesia con unos frescos mucho más modernos y de mayor calidad. Su pintura ilusoria clara representa a varios santos junto con el Salvador y el Dios Padre en el cielo. En la capilla lateral a la derecha se encuentra otro cuadro de Palko, la Muerte de San Francisco Xavier. Esta capilla sirvió de escenario para la trama de la novela San Xavier de Jakub Arbes. Palco es también autor del fresco en la cúpula. El fresco fue realizado con asistencia de sus colaboradores, Josef Hager, Josef Jáchym Redelmayer y Josef Kramolín. La iglesia luce un total de 3000 m2 de murales.
Sin embargo, las obras de arte más importantes de la decoración son las pinturas de Karel Škréta: la Crucifixión de Cristo del 1646 en la capilla de Santa Bárbara y la serie de 10 cuadros de la Pasión de Cristo de la segunda mitad de los años 60 del siglo XVII en la galería de la iglesia, pintados originalmente para la casa profesa jesuita. Otros cuadros en las capillas son obra del pintor jesuita Ignác Raab.
La decoración escultórica fue realizada por el taller de Ignác František Platzer y comprende más de cincuenta estatuas. Entre ellas destacan las estatuas de los santos jesuitas de tamaño sobrenatural ubicadas junto a las columnas de la nave. En una cajita de cristal en el altar izquierdo hacia el final de la iglesia se guarda la estatua gótica de Nuestra Señora de Foy, la escultura más antigua de la iglesia, obtenida por los jesuitas en Bélgica en 1629.
La Iglesia de San Nicolás es una de las obras más importantes de alto barroco y un monumento de patrimonio cultural nacional.  

 

Mostrar la historia del edificio

Edificios relacionados