Hilo de Ariadna

Bajo la bóveda verde: El colorido encanto de los parques y jardines praguenses

Este paseo, un poco más largo, es ideal para los amantes de los paisajes románticos. Le conducirá por una serie aparentemente interminable de parques y jardines con encantadoras vistas sobre la ciudad, pero evitando los sitios típicos de turistas. El itinerario, que avanza por la orilla izquierda del Moldava, de norte a sur, tiene suaves desniveles, así que le aconsejamos que se ponga unos zapatos cómodos. Empieza en Holešovice, luego pasa a Letná, sigue por la cuesta hacia el río, toca el Castillo y le conduce por el parque de Petřín hasta la misma frontera entre Malá Strana y el barrio de Smíchov para terminar en uno de los más bellos parques praguenses, el Jardín Kinský. Por el camino tendrá muchas posibilidades de pararse a tomar algo; lo más romántico es hacer un picnic en uno de sus parques con vistas a la ciudad.

Bajo la bóveda verde: El colorido encanto de los parques y jardines praguenses

DESCRIPCIÓN DEL ITINERARIO
Longitud del itinerario: 8 km

Descargar: Cinco paseos por Praga

 

  • Plaza de Strossmayer (Strossmayerovo náměstí) Parada de tranvía – calle Skalecká
    La pequeña plaza de Strossmayer (Strossmayerovo náměstí) es el centro del barrio de Holešovice, que está en pleno desarrollo vital y cultural; actualmente puede considerarse como el centro del arte moderno y del diseño. En la plaza destaca la iglesia neogótica de san Antonio de Padua.
  • Jardines de Letná (Letenské sady) – Expo 58
    Los jardines de Letná ocupan la superficie de una planicie que va de Holešovice hasta el barrio del Castillo. El cesped se alterna con macizos de flores, caminos y superficies embaldosadas. Encontrará aquí pintorescas vistas a la ciudad e interesantes edificios, como el pabellón de la Expo 58, que salta a la vista con su silueta redonda, y que representó a Checoslovaquia en la exposición universal de Bruselas de ese año. En tu tiempo, representaba el último grito en arquitectura y ganó el premio principal. Hoy alberga oficinas.
  • Palacete de Letná (Letenský zámeček)
    El neorrenacentista palacete de Letná alberga hoy en día un restaurante especializado en bodas. En toda esa zona encontrará muchas mesas para sentarse; se trata de un sitio muy querido para tomarse una „cervecita“.
  • MetrónomoPabellón Hanavský
    El enorme Metrónomo ocupa un lugar simbólico. En el mismo lugar se levantaba otrora el gigantesco monumento a Stalin, que fue dinamitado mucho después de la muerte del dignatario, acaecida en 1962. El metrónomo, instalado en 1991 y con un peso de siete toneladas, simboliza los nuevos tiempos. Hoy toda esta zona es el paraíso del monopatín.
    El pabellón Hanavský, graciosa construcción forjada en hierro adornada con motivos modernistas, se presentó como pabellón representativo de las herrerías del príncipe Vilém Hanavský en la exposición jubilar de Praga del año 1891.

    A la vista del pabellón Hanavský se encuentra la hermosa villa Kramář, sede del presidente del gobierno. No está abierta al público.
  •  puente sobre la calle Chotkova – Jardines de Chotek (Chotkov sady) – Palacete de verano de la reina Anna (Letohrádek královny Anny)
    Desde los jardines de Chotek (pronunciado Jotek) hay maravillosas y originales vistas sobre la ciudad. El monumento al escritor checo Julius Zeyer es un ejemplo encantador del simbolismo checo.
    El palacete de verano de la reina Anna, o Belveder es como un trozo del Renacimiento italiano transladado a Praga. Fue construido por el emperador Ferdinand I para su mujer, Anna Jagellonská, a mediados del siglo XVI. Siga el paseo por las escaleras que bajan desde el Belvedere.
  • Fíkovna – Foso del ciervo (Jelení příkop) – tunel bajo el puente de la pólvora
    Fíkovna, el jardín de árboles frutales bajo el Belvedere, es también como un regalo de Italia; durante el siglo XVI, en el invierno se cubría, e incluso tenía un sistema de calefacción –¡hoy no se le mima tanto!
    Por una cuesta pronunciada podrá bajar al Foso del ciervo, antiguo coto real para caza mayor. Sobrecoge ver en lo alto los árboles y las paredes del Castillo de Praga, lo mismo que descubrir la paz que aquí reina (al contrario que en los patios del Castillo). Siga por el tunel para peatones, de forma elipsoidal, obra del arquitecto Josef Pleskot.
    Nota: Desde noviembre a abril el Foso del ciervo está cerrado. Como ruta alternativa, puede ir a lo largo de las Murallas de María, luego cruzar por el Puente de la pólvora al Castillo, de ahí pasar a la Plaza de Hradčany y por la calle Kanovnická llegar a la calle Nuevo mundo (Nový Svět). Luego seguir el itinerario.
  • Mirador de Masaryk (Masarykova vyhlídka) – calle U Brusnice – calle Nový Svět – calle Černínská – Plaza de Loreto (Loretánské náměstí)
    El Mirador de Masaryk es un lugar elevado en la parte alta del Foso del ciervo, en el cual tenía una casita para trabajar en los meses de estío el primer presidente de Checoslovaquia, Tomáš Garrigue Masaryk. Desde aquí hay bellas vistas del Castillo.
    La calle Nuevo Mundo con su aspecto de cuento, es una de las más encantadoras de Praga, muy agradable para pasear y tomar algo.
    La plaza de Loreto está dominada por dos construcciones emblemáticas: El Loreto – iglesia barroca de peregrinaje, con capilla y monasterio capuchino (recomentamos visitarlo aparte) y el Palacio Černínský, actualmente Ministerio de Asuntos Exteriores de la R. Ch.
  • calle Loretánská – Pohořelec – Monasterio de Strahov (Strahovský klášter) – Paseo de Raoul Wallenberg
    El Monasterio de Strahov, de monjes premonstratenses, es famoso sobre todo por su biblioteca. En el órgano de la iglesia tocó alguna vez el mismo Mozart; gracias a la copia de un monje, se ha conservado la partitura. Dentro del complejo del monasterio se encuentra la famosa Fábrica de cerveza de san Norberto. Las vistas de la ciudad desde el monasterio son inolvidables.
  • Escaleras de Petřín con farolas – bajo el Mirador de Petřín (Petřínská rozhledna) – Observatorio astronómico de Štefánik – Rosaleda (Růžový sad) – Jardín Květnice
    El Mirador de Petřín es como una Torre Eiffel en pequeño; las dos, la de París y la de Praga, tienen la misma altura sobre el nivel del mar. El laberinto de espejos, que se encuentra a dos pasos, es una atracción retro que causa furor.
    La Rosaleda es asimismo un lugar encantador; pero quizá el jardín más hermoso sea el conocido como Květnice (Květ en checo significa flor), con su romántica entrada semioculta en la pared. La encontrará siguiendo el camino de bajada desde el observatorio de Štefánik.
  • Jardín Kinský (Kinského zahrada) – estanque alto con la escultura del león marino – por las escaleras de agua – iglesia de san Miguel (kostel sv. Michala) – estanque bajo con la escultura de Hércules – Palacio de verano de los Kinský (Letohrádek Kinských) – Plaza de Kinský (náměstí Kinských) Parada de tranvía „Švandovo divadlo“
    El jardín Kinský es un amplio y bien conservado parque en la falda sudeste de Petřín. En él se encuentran elementos románticos como estanques y cascadas, miradores y también la iglesita de madera de san Miguel traída directamente desde los Cárpatos el siglo pasado. Abajo, un prado extenso acoge el Palacete de verano de los Kinský, que alberga el Museo de tradiciones populares. Los más pequeños tienen también un parque de juegos.
    La plaza Kinský con su surtidor, está a un paso del centro. En la zona pueden encontrarse numerosos y agradables restaurantes y cafeterías.

Mostrar información detallada

Edificios relacionados