Hilo de Ariadna

Museo Kampa (Museum Kampa)

El museo se encuentra en la zona conocida como Molinos de Sova en Malá Strana. Alberga la colección de Jan y Meda Mládek, con obras del pionero de la pintura abstracta, František Kupka y del escultor cubista Otto Gutfreund, además de diversas obras de artistas fundamentales del siglo XX en el llamado bloque del este. La vocación del museo Kampa es conservar la memoria de ulos tiempos difíciles en que surgieron estas obras, tiempos que no deberían olvidarse.

Museo Kampa (Museum Kampa), U Sovových mlýnů 2, Praha 1 - Malá Strana, 118 00
Web: http://www.museumkampa.cz, e-mail: info@museumkampa.cz
tel.: +420257286147

Horario de apertura

Enero – Diciembre

Toda la semana
10.00 – 18.00

Precio de la entrada

básico

240 CZK

reducido

120 CZK

familiar

380 CZK

Programa

Historia del edificio

Molinos de Sova

En este lugar se encontraba tal vez el primer molino de Praga en general. La primera mención escrita de los molinos en Kampa es del año 1393, pero sus ruedas giraban allí ya mucho tiempo antes. El nombre cambiaba según el propietario: en el siglo XV molino de San Jorge, a finales del siglo XV Sovovský, después Severínovský y Kosořský, a partir del 1561 de nuevo Sovovský, tal vez desde el 1850 Odkolkovský. Después de las guerras husitas adquirió Kampa la Ciudad Vieja de Praga que en el 1478 dedicó el puesto vacío a Václav Sova z Liboslavě, posterior concejal de la Ciudad Vieja, para que construyera allí una casa y molinos. Él construyó la casa, estableció molinos, martinete con esmeriladora, sierra, calera, batán de pañería y curtiduría y otros oficios. Con todo esto venía el corral y huertos. Sus descendientes siguieron ampliando y reconstruyendo los bienes. Poco a poco creció el edificio principal de dos alas con frontones típicos que a pesar de los numerosos cambios sigue existiendo. Durante la Guerra de Treinta Años los suecos disparaban desde allí contra la Ciudad Vieja. Los originales molinos góticos posteriormente fueron reconstruidos al estilo renacentista, alrededor del 1836 participó en otra reconstrucción el arquitecto Josef Kranner. Después del 1850 adquirió los molinos el empresario František Odkolek que inició una reconstrucción generosa con ayuda del arquitecto Josef Maličký y el constructor František Srnec. En el 1862 y después en el 1867 se reconstruyó el patio del molino y creció el ala de vivienda de dos pisos al estilo neogótico. En los arreglos participaron los arquitectos Josef Schulz y Josef Zítek. František Odkolek transformó el molino al vapor al estilo americano, así que en el 1872 tuvo que construir una chimenea alta que afeaba el panorama. Durante siglos los molinos se exponían al peligro de incendios e inundaciones. El último gran incendio afectó el molino de Odkolek en el año 1896. El edificio quemado pasó a la propiedad del municipio de Praga, la parte delantera en la orilla del río fue derrumbada en el 1920 durante la regulación del río y construcción de compuerta, el edificio de vivienda después se convirtió en sede de la Academia de Ciencias (ČSAV).
Un hotel debía devolver la vida al edificio, sin embargo, la idea se rechazó debido a la mala accesibilidad para coches. Ya entre las dos guerras mundiales surgió la idea de construir una galería moderna, no obstante, no se realizó hasta ahora que se ha construido un refugio de la colección singular del arte moderno, sobre todo del pintor checo František Kupka, que había reunido en los EE. UU. la coleccionista checa señora Meda Mládková con su esposo. La propietaria donó la colección a la República Checa. En el año 2000 se inició la reconstrucción del edificio de los Molinos de Sova para esta colección según el proyecto de la arquitecta de Viena Helena Bukovanská. En el proyecto colaboró el equipo de artistas plásticos de Václav Cígler, Miroslav Karel, Michal Motyčka, Dana Zámečníková y Miroslav Špaček. En el edificio viejo y bastante deteriorado se crearon con mucha invención espacios modernos de la galería, cuyo carácter determinan elementos modernos de acero inoxidable vidrio. Todos los recintos se unen por una escalera de acero, una pasarela y barrera de la terraza con una vista irrepetible son de vidrio de seguridad. En el patio del área llama atención una línea de agua corriente que une la galería con el río. Con ayuda del helicóptero se instaló en el edificio un artefacto en forma de cubo gigantesco de cristal en marco metálico. Contra este artefacto visible en el panorama del Castillo de Praga protestó la oficina de protección de monumentos pero el Ministerio de Cultura aprobó la instalación. La fundación checa de Jan y Meda Mládek que surgió para este fin administrará la galería con el nombre Muzeum Kampa durante los próximos 99 años. La apertura ceremonial del museo iba a tener lugar en septiembre del 2002, pero debido al daño considerable que sufrió por la inundación catastrófica el mismo año, el plazo se pospuso en un año al 15. 9. 2003. El símbolo visual del museo era una silla de madera de cuatro metros que pesaba más de dos toneladas, obra de Magdalena Jetelová, expuesta en la saliente al río delante del museo. La inundación trágica en el 2002 se llevó la silla. En junio del 2003 se instaló en el mismo lugar otra silla de madera de álamo de Magdalena Jetelová, obra de estudiantes del escultor Kurt Gebauer. La silla mide 6 m.

Historia de la colección
Meda Mládková conoció durante sus estudios en París en los años cincuenta a František Kupka. Pronto comprendió su importancia esencial para el surgimiento y desarrollo del arte abstracta. Con el tiempo consiguió una colección extensa de sus cuadros y estudios importantes. En los años sesenta empezó a viajar a Checoslovaquia, Polonia, Hungría y Yugoslavia. Visitaba talleres y compraba cuadros, esculturas, dibujos y grabados. Así surgió un conjunto digno de atención sobre todo de obras de la generación que se iniciaba a finales de los años cincuenta y a principios de los sesenta, y posteriormente también de artistas más jóvenes. Meda Mládková organizaba exposiciones de las obras compradas en los Estados Unidos y en otras partes. Además de Kupka, una parte importante de la colección la presentan obras de Jiří Kolář y también un conjunto de esculturas de Otto Gutfreund. A Kupka, Kolář y Gutfreund la señora Mládková los exponía en muchos museos y galerías importantes en nuestro país y en el extranjero. La mayor parte de su colección se ha trasladado de Washington a Praga ya para ser instalada en el nuevo Museo Kampa. Incluye también la colección reunida en el año 1989 para Jindřich Chalupecký. En el año 2002, Jiří y Běla Kolář donaron al Museo Kampa su colección que contenía sobre todo el arte del siglo XX acentuando su segunda mitad.

Mostrar la historia del edificio