Hilo de Ariadna

Jardines del Castillo de Praga (Zahrady Pražského hradu)

El Jardín Real es históricamente el más valioso de todos los jardines del Castillo. Fue construido en el año 1534 por Ferdinand I de Habsburgo, según modelos italianos, y reconstruido a mediados del siglo XIX en estilo inglés. Una de sus joyas más estimadas es la Fuente cantarina, una de las fuentes renacentistas más bellas de Europa. Los jardines sur (el Jardín del Paraíso, el Jardín en las Murallas y el Jardín de Hartig) se extienden delante de la fachada sur del Castillo de Praga y desde ellos se puede disfrutar de vistas encantadoras a la Malá Strana, a la Ciudad Vieja y al vecino Petřín.

Jardines del Castillo de Praga (Zahrady Pražského hradu), Pražský hrad, Praha 1 - Hradčany, 119 08
Web: http://www.hrad.cz
tel.: +420224372423

Horario de apertura

Abril – Octubre

Toda la semana
10.00 – 18.00

Programa

Historia del edificio

Jardín Real
La entrada principal al jardín es de la calle U Prašného mostu, más o menos en frente del Picadero del Castillo de Praga. El jardín se extiende sobre un área de 3,6 ha entre el foso de Jelení příkop y la calle Mariánské hradby. Caminando por el jardín se llega hasta el Palacio de Verano de la Reina Ana. El jardín fue creado por encargo de Fernando I de Habsburgo en 1534 en el sitio donde antes había unas viñas. El jardín original en estilo de la arquitectura paisajista italiana fue establecido bajo la dirección de Giovanni Spatio, quien gestionó además el inicio de las obras de construcción del Palacio de Verano y de una valla de piedra. El jardín se conectaba con el castillo con un puente por encima del foso. Una vez terminada la construcción del Palacio de Verano, el arquitecto Ulrico Avostalis construyó, entre 1581 y 1583, una casa de fieras – el Patio de Leones u Osos, remodelado en 1970 por el arquitecto Josef Hlavatý quien lo convirtió en una bodega y restaurante de lujo. En 1569 terminaron las obras de la Sala del Juego de Pelota, un invernadero de higueras fue erigido debajo del Palacio de Verano en 1590 y un invernadero de naranjos en 1601. El trazado original geométrico italiano del jardín se conservó hasta principios del siglo XVIII. El jardín fue plantado con árboles y arbustos exóticos y servía además para cultivar castañas y los primeros tulipanes de Europa, un obsequio del sultán turco. Desde aquí llegaron a Holanda. Se utilizaba también como huerto. En el siglo XVIII fue rediseñado en estilo barroco por el jardinero de la corte František Zinner, el Joven, en colaboración con Kilián Ignác Dienzenhofer y Matyáš Braun quienes lo decoraron con esculturas: angelitos jugando con leones, unos floreros y el grupo de esculturas Noche frente a la Sala del Juego de Pelota creado en 1734 por Braun. El grupo de esculturas tenía su contraste en la escultura Día, destruida en 1757 durante el sitio prusiano.

El Jardín Real acoge también la residencia de los presidentes (La Casita). La residencia incorpora la fábrica conservada de la parte central de un invernadero barroco (obra de K. I. Dienzenhofer del año 1731). Por encargo del presidente E. Beneš el invernadero barroco fue ampliado con dos alas laterales en los años 1937 y 1938. Vivieron aquí todos los presidentes entre los años 1938 y 1989.

En la parte central del jardín se extiende una alameda que lleva hacia un nicho barroco que luce una fuente decorada con una estatua de Hércules, obra de Jan Jiří Bendl. El jardín está poblado de preciosos árboles coníferos y árboles de hoja perennifolios, arboledas de tilos, ojaranzos y castaños, hayas, plátanos, arces y otros, junto con azaleas, rododendros, sauquillos, peonías arbustivas. Frente al Palacio de Verano se encuentra el giardinetto, un jardín decorativo creado por el arquitecto Pavel Janák en estilo renacentista, inspirado en la obra del arquitecto holandés de la segunda mitad del siglo XVI, Vredeman de Vries. En su centro está la famosa Fuente Cantante. A principios del siglo XIX el jardín fue remodelado en estilo de un parque inglés. Entre los años 1989 y 1999 se llevaron a cabo obras de reconstrucción en el Palacio de Verano y en la residencia de los presidentes. Un nuevo Invernadero de Naranjos fue erigido a finales de los años 90 en el lugar del viejo, en la muralla sur cerca de la Sala del Juego de Pelota y del invernadero de higueras, con el invernadero diseñado por la arquitecta Eva Jiřičná. Se trata de una construcción original cilíndrica de vidrio y metal de 100 metros de largo designada para la regeneración de plantas altas y plantas pequeñas en macetas. En el lado oeste del invernadero se conservó una fuente de mármol de los años 50 del siglo XX y en el interior del mismo está simbólicamente marcado el trazado original de la muralla sur derribada junto con el jardín de invierno en 1996. El nuevo Invernadero de Naranjos fue inaugurado en mayo 1999. El proyecto fue financiado por la canadiense Jennifer Simon quien lo dedicó a la memoria de Olga Havlová. Un recorrido de paseo desde el Jardín Real pasando por la Sala del Juego de Pelota y hasta la parte baja del foso de Jelení příkop fue nuevamente abierto al público.

Desde la primavera del año 1990 el Jardín Real está abierto al público durante la temporada, además de servir para eventos representativos y sociales.

Jardines del Sur del Castillo de Praga (Rajská, Na Valech, Hartigovská)
Los dos primeros están ubicados en el sitio del antiguo terraplén de defensa en el lado sur del Castillo. Aquí se encontraban originalmente muros y fosos que fueron reemplazados en la época de gótico tardío con fortificaciones encargadas por Vladislav Jagellón. Cuando la fortificación perdió su sentido militar en la época renacentista, las murallas fueron desmanteladas poco a poco y el espacio fue cubierto con nuevas capas de tierra y convertido en huertos o viñas. Iban apareciendo y transformándose desde el siglo XVI hasta hoy. Tras haber sido descuidado, el espacio pasó por una vigorosa remodelación en 1918 proyectada por el arquitecto del Castillo Josip Plečnik. Se caracterizaba por un concepto geométrico unificado de los caminos y formas del terreno, céspedes rectangulares, una distribución irregular de árboles y detalles arquitectónicos. Unos 60 años más tarde, a principios de los años 90 del siglo XX, finalizó una extensa reconstrucción de los jardines con el motivo de su apertura al público. Fue realizada por los arquitectos del Instituto Nacional para la Reconstrucción de Ciudades y Monumentos del Patrimonio Cultural (los arquitectos Jindřiška Crickettová – Petříková, Miroslav Burian y Pavel Kupka). Su objetivo fue de devolver a los jardines, en cuanto se pueda, el aspecto ideado por Josip Plečnik por encargo del presidente T. G. Masaryk. El más pequeño de los jardines, Hartigovská, fue agregado a los demás recién en los años 60 del siglo XX. El área total de los jardines es alrededor de 1,88 ha. Están ubicados a una altura entre 235 y 262 metros.

El acceso a los jardines es por la terraza frente al Primer Patio (desde la Nueva Escalinata del Palacio), desde el mirador de Opyš o desde el Tercer Patio del Castillo por la escalera de Plečnik creada en 1922, llamada también la Escalera de Toros.

El primer jardín al entrar por la puerta desde la Nueva Escalinata del Palacio es el jardín Rajská, el Jardín del Paraíso. Varios miles de carros de tierra fueron traídos en 1562 para su establecimiento como jardín privado del archiduque Fernando del Tirol (hijo de Fernando I). El archiduque tenía como su médico personal y buen consejero en asuntos de botánica a Pietro Andrea Matthioli, famoso autor del extenso Herbario. En tiempos de Rodolfo II el jardín lucía una pajarera, un baño y una torre para los trompetas. La torre fue demolida y en 1614, en tiempos del emperador Matías, reemplazada por un pabellón circular en estilo renacentista con una torrecilla, conservado hasta hoy, decorado en actualidad con murales creados por Josef Navrátil en 1848 y con un techo de madera con 39 emblemas pintados de las tierras gobernadas por el emperador. El arquitecto Josip Plečnik convirtió el espacio debajo del templete en una terraza – mirador, en la cual destaca la estatua del Buen Pastor creada por Josef Kalvoda en 1922. Un año antes fue instalada la imponente escalera de granito con forma de cascadas y al final de ésta una fuente de una sola pieza de granito de Mrákotín (diseñada también por Plečnik). Su diámetro es de 430 cm, tiene 180 cm de alto y pesa 50 toneladas. Detrás de ella se divisa el borde de una antigua fuente barroca del año 1730. A la derecha de la escalera de Plečnik se alza el árbol más antiguo de los jardines del castillo, el perennifolio tejo europeo, con la circunferencia del tronco de 245 cm a la altura de 35 cm y la edad estimada a 400 años.

El jardín Rajská es contiguo al jardín Na Valech, el Jardín en las Murallas, que se extiende hasta Opyš. Su área es de 1,43 ha. Es accesible también desde el Tercer Patio del Castillo por la escalera de Plečnik llamada la Escalera de Toros, que toma su nombre de los toros de bronce en su parte superior que sostienen unos pilares sobre los cuales reposan las vigas talladas del tejado, y desde el palacio por la llamada Escalera de los Floreros (de la época de la reconstrucción del Castillo por Pacassi). Josip Plečnik colocó un relieve de la Diosa de la Victoria creado por Jan Štursa encima de la entrada.

A este jardín fueron arrojados desde las ventanas del Antiguo Palacio Real los vicegobernadores católicos Jaroslav Bořita z Martinic y Vilém Slavata z Chlumu en 1618. Dos obeliscos de piedra arenisca de la época de barroco temprano conmemoran el acontecimiento. Otros detalles arquitectónicos distribuidos por el jardín incluyen una fuente barroca al principio del jardín, la barandilla de Plečnik de granito pulido, un busto femenino encima del portillo, obra de Damian Pešan del año 1929, y una fuente de los años 20 del siglo XX con una estatua de Hércules en estilo barroco temprano. A lo largo de la terraza destacan los miradores de Plečnik: Bellevue Menor, Bellevue Mayor y el mirador del Bastión Moravo. Plečnik decoró el último con un monolito de granito con un capitel jónico que sostiene una esfera dorada, y con una mesa de granito. El mirador menor está situado en frente de la Escalera de Toros y permite acceder al jardín Hartigovská. El camino panorámico a lo largo del antiguo Capítulo de Damas Nobles pasa por el mirador mayor – una sala de columnas de Plečnik de los años 1924 y 1925 inspirada por la antigüedad, frente a la cual están tres grupos de portadores de antorchas creados por Ignác František Platzer en los años 70 del siglo XVIII.

El jardín Hartigovská, accesible por una escalera desde el jardín Na Valech, fue agregado a los Jardines del Sur recién en el año 1960. Su área es de 757 m2 y en sus orígenes pertenecía al Palacio Hartig en la calle Thunovská No 184. El jardín fue creado en 1670 por Isabela Švihovská ze Salmu junto al palacio recién construido. A finales del siglo XVII y principios del siglo XVIII fue remodelado en estilo barroco, con dos terrazas conectadas por una escalera con barandilla decorada con floreros. Alrededor del año 1720 el nuevo dueño, Josef Hartig, encargó una reconstrucción del palacio y la construcción de un pabellón musical de dos plantas en estilo barroco decorado de manera espectacular con estuco. Josef Hartig fue un destacado pianista y organizaba fiestas musicales importantes. Su hijo Ludvík Jan fue un excelente violinista, clarinetista y compositor, tenía incluso su propio grupo de música. Sin embargo, su interés en artes no resultó ser muy lucrativo y la casa fue subastada. Cambiaba de dueños hasta que fue agregada al complejo del Castillo de Praga en los años 60 del siglo XX. La importancia del jardín fue acentuada con la colocación de cinco esculturas de dioses antiguos del taller de Matyáš Bernard Braun, creadas por su sobrino Antonín en los años 30 del siglo XVIII, que fueron trasladadas aquí desde el castillo de Štiřín. Se encuentran junto al muro de soporte al lado izquierdo del pabellón. La terraza del jardín se utiliza para conciertos y funciones de teatro.

Jelení příkop
El foso de Jelení příkop es una quebrada natural con un área de más de 8 ha que forma parte del complejo del Castillo de Praga. Corría por su fondo el riachuelo Brusnice cuyo curso fue luego regulado y en parte desviado a tuberías. El foso se extiende desde la calle U Brusnice hasta la curva grande de la calle Chotkova. Su función inicial era de protección. Toda su área llegó a ser propiedad del Castillo en tiempos de Rodolfo II. El foso fue luego poblado con venados y hasta servía para cacerías. Una parte del terreno fue utilizada a finales del siglo XVII para construir el picadero. Sobre el foso se extendía el Puente de la Pólvora que conectaba el Jardín Real con los palacios del Castillo. En tiempos de María Teresa el puente fue reemplazado por un terraplén, dividiendo el foso en la parte alta de más de 3 ha y la parte baja de más de 5 ha.

La parte alta de Jelení příkop es accesible desde el Jardín del Baluarte por la llamada Escalera de Cíclopes o desde la calle U Brusnice por una vereda en la pendiente. En tiempos de la Primera República este espacio se utilizaba como un área dedicada a los osos obsequiados a T. G. Masaryk por los legionarios de Rusia. Su reconstrucción con motivo de apertura al público fue proyectada por el arquitecto Petr Hlaváček. Cuenta con una pradera grande, la antigua casa del cuidador de los osos, una cueva artificial con una fuente, y una estatua de un Sereno de piedra arenisca, regalo de los estudiantes de la Escuela de Picapedreros en Kamenice al presidente Masaryk. Subiendo por la vereda en la pendiente se llega hasta el caminito que lleva al nuevamente arreglado mirador de Masaryk, bajo un tilo, lugar favorito de descanso del presidente, que fue cerrado al público después de la guerra. Tras una reconstrucción el mirador y el nuevo caminito de acceso se abrieron de nuevo al público el 22 de septiembre de 2007.

La parte baja de Jelení příkop se abrió al público por primera vez recién el 5 de junio 1999, después de la construcción de un sendero de acceso desde la calle Chotkova. En la actualidad las dos partes del foso se utilizan ocasionalmente para eventos culturales y sociales.

El paso subterráneo entre la partes alta y baja de Jelení příkop fue inaugurado el 3 de septiembre de 2009.

Otros jardines del Castillo de Praga (Na Opyši, Viña de San Venceslao, Jardín del Baluarte, Terraza del Picadero, Jardín Lumbe, la faisanería)

El jardín Na Opyši con un área de 4184 m2 se extiende debajo de las fortificaciones entre la Torre Negra y Daliborka. El jardín no está arreglado y está cerrado al público.

Frente a la puerta Na Opyši del Castillo, entre la calle Na Opyši y la Vieja Escalinata del Palacio, separada de ellas por un muro alto y situada en la pendiente norte sobre la calle Chotkova está la Viña de San Venceslao. Su extensión es de 6972 m2. A partir de los años 30 del siglo XIX la viña original fue gradualmente convertida en jardín de una mansión recién construida junto a ella. La viña fue abierta al público en junio 2008 después de una reconstrucción.

A la izquierda del Patio de Honor se encuentra el Jardín del Baluarte con un área de 2720 m2. Las investigaciones arqueológicas en este sitio revelaron edificios de la época románica. El antiguo espacio entre el foso del Castillo y el muro de las fortificaciones fue remodelado en tiempos de María Teresa en un patio del bastión. Después de la constitución de la república Checoslovaca la zona fue nuevamente remodelada según el diseño de Josip Plečnik, el arquitecto del Castillo, a finales de los años 20 y principios de los años 30. La Pasarela de Plečnik, sostenida por arcadas, lleva al Puente de la Pólvora. El jardín se extiende sobre dos niveles conectados por una escalera circular. En la esquina del jardín, junto al Palacio del Arzobispo, está un restaurante con terraza construido en los años 50 del siglo XX. Durante los trabajos de arreglo del jardín en los años 90 del siglo XX se instaló un sistema de riego automático que utiliza el agua del reconstruido conducto de agua histórico del Castillo, al igual que el sistema en el Jardín Real.

El jardín de la Terraza del Picadero fue proyectado sobre un área de 3452 m2 por el arquitecto del Castillo Pavel Janák en estilo de los jardines barrocos. Su remodelación fue finalizada en 1957 por el arquitecto Vladimír Tintěra. El jardín, en sus orígenes utilizado como el picadero de verano, reposa sobre el tejado de los nuevos garajes subterráneos. Al mismo tiempo se llevaron a cabo las obras de arreglo del patio del picadero con un área de 2241 m2. El estreno mundial de la ópera italiana Constanza e Fortezza (Constancia y Fuerza) del compositor Jan Josef Fux tuvo lugar en el área del picadero de verano en 1723. Un anfiteatro para varios miles de espectadores, iluminado en la noche, fue construido en este sitio para dicha ocasión.

En 1946 empezaron las obras de conversión del Picadero de invierno en una sala de exposiciones según el diseño del arquitecto Pavel Janák. También el jardín en la Terraza del Picadero se utiliza hoy en día para eventos culturales. Desde 1998 acoge a Festivales Internacionales de Música Étnica.

Una faisanería y varios edificios de granja fueron establecidos en tiempos de Rodolfo II encima del lado norte de la parte alta de Jelení příkop, al oeste del Picadero. Aquí se encuentra también el Jardín Lumbe que toma su nombre del cirujano praguense Karl Lumbe quien compró el terreno en 1852. La Cancillería del Presidente de la República lo compró de sus herederos en 1925. En la actualidad está utilizado por el servicio de jardinería de la Administración del Castillo de Praga.

El Castillo de Praga fue declarado patrimonio cultural nacional en el año 1962.

Mostrar la historia del edificio

Edificios relacionados