Hilo de Ariadna

Lapidárium – Museo nacional (Lapidárium – Národní muzeum)

El edificio fue construido en para el Palacio de Exposiciones en Bubeneč para la Exposición jubilar de 1891. Hoy en día alberga una exposición permanente que comprende, entre otras cosas, esculturas checas en piedra que datan de entre el siglo XI y el XIX, monumentos que pertenecían a casas demolidas durante el saneamiento del barrio judío, esculturas góticas de Parléř, la columna mariana de la Plaza de la Ciudad Vieja en Praga o siete grupos escultóricos originales del Puente de Carlos, entre los cuales está por ejemplo la pieza de Matyáš Bernard Braun, La visón de santa Lutgarda.

Lapidárium – Museo nacional (Lapidárium – Národní muzeum), Výstaviště 422, Praha 7 - Holešovice, 170 00
Web: http://www.nm.cz, e-mail: lapidarium@nm.cz
tel.: +420702013372, +420724412257

Horario de apertura

Mayo – Noviembre

miércoles
10.00 – 16.00
jueves
12.00 – 18.00
viernes
12.00 – 18.00
sábado
12.00 – 18.00
domingo
12.00 – 18.00

Precio de la entrada

básico

50 CZK

reducido

30 CZK

familiar

80 CZK

Programa

Historia del edificio

El Lapidario es el edificio de la mayor colección especializada de esculturas checas, sobre todo de piedra, desde la Edad Media temprana en el siglo XI hasta el siglo XIX. El nombre del lapidario se deriva de la palabra latina lapis - piedra. Este nombre se suele usar para caracterizar una colección de estatuas de piedra y elementos arquitectónicos de la Edad Media y la Edad Nueva. Se trata de obras ya usadas que por diversos motivos se han tenido que mudar de su puesto original, o tan dañadas que se han sustituido por copias guardando el original. Lapidarios existen también en otras ciudades, por ejemplo, en Regensburg, Viena, el monasterio francés de Cluny, etc. La idea del surgimiento del lapidario como parte del Museo Nacional data del primer tercio del siglo XIX. Ya uno de los fundadores del museo, el conde Kolovrat-Libštejnský pidió que se estableciera una colección de dibujos de monumentos constructivos de la ciudad, conjuntos de estatuas, esculturas, lápidas, etc. František Palacký a su vez quería en el año 1841 reunir monumentos grandes y pesados con temas históricos. El pabellón llamado Lapidario lo construyó en el Área de Exposición (Výstaviště) de Praga como una obra provisional de temporada el arquitecto praguense Antonín Wiehl para la Exposición de Aniversario del País 1891. El constructor del edificio neorrenacentista fue Quido Bělský. De los objetos expuestos entonces se han quedado sólo los más antiguos – baldosas de barro de Vyšehrad. La base del Lapidario actual se reunió en el año 1898 a la ocasión de la importante Exposición de Arquitectura e Ingeniería. Para esta exposición acabó el pabellón el arquitecto Antonín Hrubý en el estilo de imitación de barroco de Arte Nuevo. A las obras expuestas de la exposición iban añadiéndose otras, sobre todo de casas derrumbadas durante el saneamiento de la Praga vieja en la confluencia de siglos. Así que en el 1905 se abrió al público la exposición permanente del Lapidario. Sobre todo era mérito de Jan Koula y Václav Fabián. Entonces formaba parte de la exposición también el modelo de Praga de Langweil que más tarde el Museo Nacional dedicaría a la ciudad. Después de la 1ª Guerra Mundial, durante la cual el Lapidario había cerrado, se presentó el peligro de que el Museo Nacional tuviera que abandonar el edificio del Lapidario. No obstante, se reparó, las colecciones se instalaron de nuevo y los recintos del Lapidario de hicieron accesibles al público en el 1932. Durante la 2ª Guerra Mundial, las colecciones quedaron amenazadas por ataques aéreos contra Praga, por eso se mudaron a varios lugares más seguros. Los objetos más grandes se cubrieron por arena. La tercera abertura al público después de la trabajosa renovación de la instalación se realizó en el año 1954. En el 1967 causó el cierre del edificio su estado de avería sobre todo la penetración del agua, y otra vez se presentó la amenaza de la expulsión de la colección. Por fin, en los años 1987 - 93 el edificio quedó reconstruido y la colección instalada de nuevo para poder abrirse ceremoniosamente por cuarta vez al público en el año. Se debe sobre todo a dr. Lubomír Sršeñ y Jiří Fajt. En la superficie de 1300 m2 en ocho salas con históricos techos pintados que provienen de casas ya no existentes se exponen más de 400 objetos mejores de la colección de dos mil ejemplares. Es una colección única de escultura y cantería checa de ocho siglos. Entre los materiales se presenta sobre todo marga, arenisca y mármol, también hay obras de barro cocido, estuque, yeso y bronce. Se hallan allí columnas, ventanas, portales, acodos, gárgolas, consolas, baldaquines, lápidas, fuentes, pozos, floreros y sobre todo estatuas, conjuntos de estatuas y monumentos. En la primera sala dedicada el período románico y gótico se ve, por ejemplo, un fragmento del relieve monumental checo más antiguo del tímpano de Oldříš, la lápida infantil de la décima hija de Venceslao II Guta II del convento de Santa Inés, columnas de la decoración de la cripta de la antigua basílica de San Vito en el Castillo de Praga y nuestra escultura tridimensional más vieja que se ha conservado – dos leones acostados en el zócalo del fortín de Kouřim de principios del siglo XIII, o conjunto de lápidas góticas grabadas de abades de Ostrov u Davle. En la segunda sala hay estatuas que fueron sustituidas por copias en sus puestos originales en Praga, sobre todo figuras de Carlos IV, su hijo Venceslao IV y estatuas de patrones del país checo San Vito, Adalberto y Segismundo de la Torre de la Ciudad Vieja del Puente de Carlos. La tercera sala se dedica al renacimiento checo y se encuentra allí, por ejemplo, una parte de la fuente de Krocín de la Plaza de la Ciudad Vieja, incluido su modelo. En otra sala se presentan monumentos barrocos: entre los más grandes pertenece el Portal de Slavata, por el cual se entraba en el famoso Jardín de Slavata en Smíchov detrás del actual puente de Jirásek. El portal se llamaba Puerta de Osos según dos osos en su cumbre. La puerta de arenisca tiene más de 9 metros de altura y 5 de anchura. Se encuentran allí también conjuntos de estatuas del Puente de Carlos, por ej., San Wenceslao entre ángeles, San Ignacio de Loyola y San Francisco Javier, todas arrastradas por una inundación, mientras el Bautismo de Cristo fue dañado por el tiroteo en el año 1848. Otras estatuas del Puente de Carlos son de escultores destacados del barroco culminante - Ferdinand Maxmilián Brokof y Matyáš Bernard Braun, por ejemplo, la Visión de Santa Luitgarda. En la quinta sala se presentan sobre todo fragmentos como una parte de la Columna de Virgen María de la Plaza de la Ciudad Vieja, una de las mejores obras de Jan Jiří Bendl, quien es autor también de la estatua ecuestre de San Wenceslao que originalmente se encontraba en el centro de la Plaza Wenceslao y su copia actualmente está en Vyšehrad. En el ejemplo de la estatua de Hércules luchando contra el león de una casa de la Ciudad Nueva de finales del siglo XVII podemos ver los colores de las esculturas policromadas de entonces. Digno de admiración es también el original de la fuente de Wimmer del año 1797 de František Xaver Lederer, cuya copia se encuentra hoy en Uhelný trh. En la última sala hay dos monumentos retirados de espacios públicos de Praga en el 1918 y no sustituidos por nada: una parte del monumento al mariscal Radecký z Radče y a sus soldados desde la Plaza de la Ciudad Pequeñala Ciudad Pequeña, obra de Josef y Emanuel Max, y la estatua ecuestre de Francisco I de Josef Max que se encontraba en el monumento neogótico con la fuente Homenaje de Estados Checos en el parque en el actual muelle Smetanovo nábřeží. Últimamente se trasladaron allí cuatro estatuas de arenisca de santos del frontón de la iglesia de San Salvador de Klementinum (San Agustín, Mateo, Lucas y Juan). En el concurso internacional del 1995, el Lapidario fue incluido entre diez exposiciones de museo más hermosas de Europa.

Mostrar la historia del edificio

Edificios relacionados