Hilo de Ariadna

Basílica de san Jorge (Bazilika sv. Jiří)

Uno de los monumentos románicos más significativos de Praga se encuentra en la Plaza de Jorge (Jiřské náměstí). Es la segunda iglesia más antigua de la ciudad, y se comenzó a construir hacia el año 920. Son hermosas sus dos torres de marga de 41 metros de altura. La más ancha, la torre sur, se llama Adán, y la torre norte, que es más estrecha y está un poco inclinada (unos 40 cm.), Eva. La entrada al interior de la basílica, que contiene tumbas de los reyes Premislidas, forma parte de la visita general del Castillo de Praga.

Basílica de san Jorge (Bazilika sv. Jiří), náměstí U Svatého Jiří, Praha 1 - Hradčany, 119 00
Web: http://www.hrad.cz, e-mail: tourist.info@hrad.cz
tel.: +420224372434, +420224371111

Horario de apertura

Noviembre – Marzo

Toda la semana
09.00 – 16.00

Abril – Octubre

Toda la semana
09.00 – 17.00

Historia del edificio

Ubicada en la Plaza San Jorge (U Svatého Jiří), la Basílica de San Jorge es uno de los monumentos románicos más importantes de la República Checa, tratándose de la segunda iglesia más antigua de Praga, fundada alrededor del ano 920 por el príncipe Vratislav I. En 925 fueron reposados en ella los restos de la abuela de San Venceslao, la asesinada princesa Ludmila, primera mártir checa. Después de la fundación del adyacente Convento de San Jorge en 973 el templo fue ampliado y remodelado en forma de basílica con tres naves en estilo románico temprano.
Después del incendio de 1142 la basílica fue renovada por la abadesa Berta casi en su aspecto actual. Las naves laterales fueron ampliadas en el lado este con torres de marga blanca con techos de piedra y dos filas de ventanas románicas. La torre norte, más esbelta, recibió el nombre de Eva, y la de sur, más ancha y construida sobre una capilla original separada, el nombre de Adam. Eva está inclinada y fue reforzada en los anos 70 en marco de trabajos de reconstrucción. En el primer tercio del siglo XIII se anexó la capilla de Santa Ludmila con su tumba. La basílica servía como cementerio oficial de los Premyslidas hasta el ano 1055, antes de la construcción de la iglesia de San Vito. Acoge a los restos del príncipe Vratislav y probablemente también de los príncipes Oldřich y Jaromír. En la cripta, a la que se baja por una escalera barroca, se encuentra la estatua negra de Brigita como símbolo de la inconstancia y fugacidad humana (representa un cuerpo femenino muerto). En la bóveda del coro y en la adyacente capilla de Santa Ludmila se han conservado restos de murales románicos. De las decoraciones románicas originales se han conservado partes de relieve que representa a la Virgen coronada por los ángeles, las abadesas Mlada y Berta en rodillas y al costado el príncipe Přemysl Otakar I con su hermana la abadesa Anežka.
La vista más impresionante de la basílica antigua se da de la calle Jiřská. El pórtico hacia la calle Jiřská fue creado en el taller de Benedikt Ried alrededor del ano 1520 y su tímpano está decorado con la figura de un caballero luchando contra el dragón. En el siglo XIV la basílica fue ampliada con un nuevo pórtico al oeste, remodelado en el siglo XVII en estilo barroco temprano recibiendo su típica fachada de color rojo ladrillo. El pórtico está decorado con estatuas de piedra arenisca del fundador de la iglesia Vratislav I y la fundadora del convento la beata Mlada, consideradas obra de Jan Jiří Bendl. En la esquina suroeste fue agregada, entre 1718 y 1722, la capilla barroca de San Juan Nepomuceno disenada por František Maximilián Kaňka en ocasión de su beatificación. En su pórtico se encuentra la estatua del santo con ángeles creada por Ferdinand Maximilián Brokof, el interior de la capilla fue decorado por el pintor Václav Vavřinec Reiner.
En la pared sur de la nave principal de la basílica se encuentra una serie de cuadros sobre el tema del martirio de Santa Úrsula y las once mil vírgenes pintados por H. Burgkmair en el siglo XVI.
En el lado norte de la nave lateral se halla el "Cristo de Un Tronco de Árbol" creado entre los anos 1947 y 1948 por el escultor Otto Herbert Hájek y obsequiado al pueblo checo y al Presidente Havel como acto de reconciliación.
En los tiempos de José II el convento disuelto servía como barraca militar y la iglesia también deterioró considerablemente. El complejo fue renovado entre los anos 1887 y 1908 según el diseno de František Mach quién intentó devolverle su aspecto original románico. De 1958 a 1964 se realizaron trabajos de exploración arqueológica en la iglesia y el convento.
El Castillo de Praga fue declarado patrimonio cultural nacional en el ano 1962.  

Mostrar la historia del edificio

Edificios relacionados