Hilo de Ariadna

Castillo de Praga – Palacete de verano de la reina Anna (Letohrádek královny Anny)

Esta bella construcción renacentista, que se encuentra en el extremo este de los Jardines reales, en el Castilo de Praga, fue construida por Ferdinand I entre los años 1538–1560 para su mujer, Anna Jagellonská. Hoy se emplea para realizar exposiciones de arte plástico y de artesanía artística.

Castillo de Praga – Palacete de verano de la reina Anna (Letohrádek královny Anny), Mariánské hradby 1, Praha 1 - Hradčany, 119 08
Web: http://www.kulturanahrade.cz, e-mail: info@hrad.cz
tel.: +420224372434, +420224372415

Historia del edificio

Palacio Real de Verano
El rey Fernando I ordenó acondicionar un jardín real (imperial) en las afueras de las fortificaciones del Castillo de Praga y en el año 1538 mandó construir en él un palacio de verano para su esposa Ana Jagellón. Desafortunadamente, la reina no vivió para disfrutar del palacio porqué falleció en el año 1547 al dar a luz a su decimoquinto hijo. El mismo Fernando I, quien abandonó Praga después del incendio de 1541, tampoco vio la obra completa.
El Palacio de Verano de la Reina Ana (incorrectamente llamado el Belvedere) es uno de los ejemplos más puros de la arquitectura renacentista italiana fuera de Italia. Fue construido según el diseño y modelo del constructor y pedrero italiano Paolo della Stella en el estilo de renacimiento italiano. La obra fue dirigida por el constructor Giovanni Spatio y luego por G. Maria del Pambio. El incendio del Castillo de 1541 interrumpió las obras que continuaron más tarde bajo la gestión de Paolo della Stella entre los años 1548 y 1552. Maestro della Stella y su taller confeccionaron además los relieves en piedra en las arcadas del peristilo. La decoración del palacio por Stella es espléndida. El edificio luce un friso ornamental y figurativo de 80 cm de altura, las 36 columnas de la arcada exterior llevan capiteles toscanos decorados y en sus paredes destacan 114 relieves. Representan en su mayoría escenas mitológicas, de cacería y bélicas. Entre sus figuras se halla también el fundador, Fernando I con la Orden de Toisón de Oro en el pecho, quien entrega a una dama – su consorte reina Ana – una flor de higuera. El trabajo de los pedreros en asperón de grano fino es extraordinariamente delicado.
La construcción del Palacio de Verano fue acabada en 1563 por Hans Tirol y especialmente por Bonifác Wohlmut, quienes añadieron la planta de arriba. Su techo singular de cobre en forma de una quilla de barco invertida estaba decorado en su época con franjas de color rojo y blanco y tenía pintados los escudos del Reino de Bohemia. La planta baja con cuartos residenciales está rodeada por arcadas en forma de peristilo, en la planta de arriba se encontraban una sala de baile y una galería. El Palacio fue más utilizado en los tiempos de Rodolfo II quien convirtió el primer piso en un observatorio astronómico usado por Tycho Brahe, Johannes Kepler y el mismo emperador. Tras haber perdido su título de rey, Rodolfo II falleció en el Palacio de Verano (1612). Después de su muerte el Palacio quedó abandonado y en el año 1648 fue saqueado por las tropas suecas. El edificio llevaba nombres diferentes en el curso del tiempo: el Belvedere por su maravillosa vista, Ferdinandeum por su fundador, y también el Observatorio.
El Palacio fue entregado al ejército por José II y convertido en un laboratorio de artillería. En el año 1836, para marcar la coronación de Fernando V, el vicegobernador Conde Chotek logró que los artilleros se mudaran del edificio. El Palacio fue luego restaurado entre 1841 y 1855 por los arquitectos Bernard Grueber y Petr Nobile y acondicionado para albergar la Pinacoteca de los Patriotas Amigos del Arte. Se construyó la escalera monumental en estilo clasicista. Las paredes de la planta superior fueron decoradas entre los años 1851 y 1865 con un ciclo de escenas de la historia checa pintado según el diseño del director de la Academia Kristián Ruben. La obra fue ejecutada por sus alumnos Antonín Lhota, Josef Matyáš Trenkwald, Karel Svoboda y Emil Laufer. A principios de los años 50 el Palacio de Verano fue restaurado por el arquitecto Pavel Janák y se ha usado desde entonces como sala de exposiciones. Su última renovación tuvo lugar entre los años 1988 y 1991.
Frente al Palacio de Verano se encuentra la famosa Fuente Cantante. Fue diseñada por Francesco Terzio, el pintor de la corte. La fuente en estilo renacentista fue creada entre 1564 y 1568 por el maestro fundidor Tomáš Jaroš (también autor de la campana Zikmund, la más grande del campanario de la Catedral de San Vito). La fuente está hecha de bronce y de una aleación usada para campanas y sigue en su sitio original en una piscina de piedra, dónde fue colocada en el año 1573. Las gotas de agua al caer en el cuenco de bronce inferior producen un dulce sonido. El centro de la fuente representa a los pastores y el dios griego Pan – protector de bosques y manantiales. En la cumbre se encuentra la figura de un pequeño gaitero (la única parte reemplazada con una copia, el resto de la fuente es original).

El Castillo de Praga fue declarado patrimonio cultural nacional en el año 1962.

Mostrar la historia del edificio

Edificios relacionados