Hilo de Ariadna

Castillo de Praga – Pinacoteca del Castillo de Praga (Obrazárna Pražského hradu)

La pinacoteca del Castillo de Praga es la mayor colección de cuadros y la más antigua concebida como tal, ya que su origen se remonta al siglo XVI, en el territorio de la República Checa. La exposición permanente muestra más de cien cuadros escogidos de entre los 4.000, aproximadamente, que forman el patrimonio del Castillo de Praga. A pesar de las grandes pérdidas que se produjeron en momentos dramáticos de su historia, la Pinacoteca se encuentra al nivel de las mejores colecciones europeas.

Castillo de Praga – Pinacoteca del Castillo de Praga (Obrazárna Pražského hradu), Pražský hrad - II. nádvoří, Praha 1 - Hradčany, 119 08
Web: http://www.kulturanahrade.cz, e-mail: obrazarna@hrad.cz
tel.: +420224373531, +420224373368

Horario de apertura

Noviembre – Marzo

Toda la semana
09.00 – 16.00

Abril – Octubre

Toda la semana
09.00 – 17.00

Precio de la entrada

básico

100 CZK

reducido

50 CZK

familiar

200 CZK

Programa

Historia del edificio

Entrando al Castillo por la Puerta Norte (Puerta Pacassi) encontramos en el lado oeste del ala norte, o sea, a la derecha después de haber pasado por la puerta, los antiguos establos que fueron remodelados en 1583 por encargo de Rodolfo II para crear dos establos magníficos para sus caballos de pura raza española. A finales de los años 50 se adoptó la decisión de convertir la planta baja del ala norte y del ala oeste en la Pinacoteca del Castillo de Praga. La nueva galería fue diseñada por los arquitectos František Cubr y Josef Hrubý y se abrió en el año 1965. Incorporaba también restos de fábrica de la Iglesia de Nuestra Señora de finales del siglo IX, construida por el príncipe Bořivoj I. La iglesia fue afectada por un incendio aproximadamente a mediados del siglo XIII y nunca fue reconstruida. Restos de la iglesia, dañados además por la construcción del ala del Castillo en el siglo XVIII, fueron descubiertos por el Dr. Ivan Borkovský en los años 50 durante una exploración arqueológica. El Dr. Borkovský averiguó que se trataba en realidad de dos iglesias, la posterior datando del siglo XI. En la iglesia descubrió la tumba del príncipe Spytihněv I, fallecido en 915, y de su esposa. Se trata del entierro más antiguo de un príncipe que se conoce en la República Checa.

Al principio la Pinacoteca formaba parte del recorrido de la visita al Castillo, así que no era de tanta importancia que el acceso a ella directamente desde la Puerta Pacassi quedaba un poco escondido. Sin embargo, las instalaciones en ese entonces dejaban de cumplir los requisitos técnicos y de seguridad, así que cuando fue robado el cuadro de Lucas Cranach, El viejo enamorado, en 1990, la galería fue cerrada de inmediato y las pinturas fueron trasladadas a depósitos seguros. Se tomó la decisión de no mejorar simplemente el diseño existente pero de rediseñar por completo el espacio y sus instalaciones. La Pinacoteca adquirió su nueva forma en los años 90 del siglo XX según el proyecto de Bořek Šípek. La entrada a la Pinacoteca fue trasladada al segundo patio del Castillo, el interior de la galería y la zona de la Iglesia de Nuestra Señora fueron remodelados. El nuevo espacio se abrió al público por primera vez en 1997 durante la extensa exposición titulada Rodolfo II y Praga. Después de la reconstrucción la Pinacoteca fue inaugurada el 1 de junio 1998.

Los orígenes de las colecciones de la Pinacoteca se remontan al emperador Rodolfo II, el último monarca que residió en Praga. Reunió una vasta colección de inmenso valor artístico que comprendía unos tres mil cuadros, sin embargo no se ha conservado casi nada de su gran riqueza. Tras la muerte de Rodolfo en 1612 su sucesor Matías inició el traslado gradual de la colección a Viena. Las obras que se habían quedado en Praga fueron saqueadas por el ejército sueco durante la Guerra de los Treinta Años. De los cuadros que se encuentran hoy en día en la Pinacoteca sólo unos pocos son de la colección de Rodolfo II, por ejemplo el retrato de Jakob König de Veronese, el Juicio Final de Heintz o la Fiesta del Rosario de Dürer, la cual, sin embargo, no permaneció en el Castillo de Praga en esa época. No obstante, la colección de Rodolfo comprendía obras de la pintura italiana, alemana y holandesa del siglo XVI, una serie de cuadros de Dürer, además de numerosos cuadros de los pintores de la corte de Rodolfo como Hans van Aachen, Josef Heintz o Bartoloměj Spranger.

La segunda etapa en la historia de la Pinacoteca del Castillo de Praga empezó en 1650 cuando el archiduque Leopoldo Guillermo compró en Amberes para su hermano, el emperador Fernando III, más de 500 pinturas de la colección del duque de Buckingham. Además de artistas del siglo XVI, los pintores del siglo XVII estaban entonces bien representados en la nueva colección con las obras de Domenico Fetti, Peter Paul Rubens, Rembrandt van Rijn, Nicolas Poussin, y otros. La colección fue muy apreciada por pintores checos como Karel Škréta, Jan Rudolf Bys y Petr Brandl quienes la estudiaban y encontraban inspiración en ella sin tener que viajar por el mundo. El conjunto más precioso comprendía pinturas de los siguientes artistas: Vezellio Tizian, Paolo Veronese, Jacop Tintoretto, Domenico Fetti, Quido Reni y Peter Paul Rubens. Se conserva por lo menos un cuadro de cada uno de ellos en la Pinacoteca actual. Después de 1737 la colección se fue deteriorando otra vez, las pinturas fueron trasladadas a Viena a la pinacoteca imperial oficial o sirvieron para decorar diferentes salas del Castillo hasta que después de la reconstrucción teresiana del Castillo la colección quedó disuelta por completo. Se quedaron en Praga sólo cuadros almacenados en depósitos a causa de su mal estado y cuadros prestados a la Sociedad de Patriotas Amigos del Arte, fundada en 1796. Después de la constitución de la república esta colección ya destruida fue enriquecida con adquisiciones de obras de pintura barroca y pintura checa del siglo XIX utilizando recursos del llamado Fondo Masaryk (Jan Kupecký, Petr Brandl, Jan Kašpar Hirschely, Norbert Grund, Josef Mánes, Adolf Kosárek, Jan Preisler, Antonín Slavíček). Se procedió también con algunas adquisiciones después de la Segunda Guerra Mundial. En el año 1961 la mayor parte de las pinturas de la colección histórica fue trasladada al depósito en el castillo de Opočno a causa de ignorancia completa de la problemática, no obstante las pinturas volvieron al Castillo poco después cuando el profesor Jaromír Neumann reconoció su importancia. Una vez restauradas se exponían en la Pinacoteca del Castillo de Praga que se abrió al público en 1965 y hoy cuenta con casi cuatro mil objetos y sigue ampliándose. En la nueva muestra del año 1998 se exponen tan sólo las 107 pinturas más valiosas y tres obras escultóricas. Están divididas por escuelas de pintura: italiana, alemana, holandesa, flamenca etc. En la primera sala se encuentran algunos cuadros que pertenecían a la colección de Rodolfo y regresaron a Praga de diferentes maneras. El último de ellos es el Retrato Triple sobre un fondo acanalado creado por Paul Roy y adquirido en 1995.

El Castillo de Praga fue declarado patrimonio cultural nacional en 1962.

Mostrar la historia del edificio

Edificios relacionados