Hilo de Ariadna

Cinco paseos por Praga para descubrir la arquitectura contemporánea

Incluso en la Praga antigua es posible encontrar edificios contemporáneos de calidad.

  • Biblioteca Técnica Nacional
  • Biblioteca Técnica Nacional
  • Foso de los Ciervos
  • Zlatý Anděl
  • Bastion XXXI
  •  Palacio Langhans
  • Palacio Euro

Dos arquitectos destacados, que viven y trabajan en Pekín, se me quejaron hace poco, tomando un café, que aunque aman Praga y se sienten bien aquí, es una ciudad muerta, agarrotada en el pasado. “Cuando un extranjero viene por primera vez está encantado con Hradčany, el Puente de Carlos (Karlův most) y el Barrio Pequeño (Malá Strana). Pero ya no volverá por segunda vez. No sabe qué hacer”, le reprochan a la madre de las ciudades, a la ciudad de las cien torres. Según su opinión en Praga falta más arquitectura contemporánea, para que nuestra época deje una huella en la apariencia de la ciudad. “Cuando esta época se termine, no quedará nada de ella. Como si no hubiera existido nunca,” dijeron tristemente los arquitectos. Quizás tengan un poco de razón. A pesar de esto, incluso en la Praga antigua es posible encontrar edificios contemporáneos de calidad. Solo hay que buscar algo más. Entonces será aún más valioso lo descubierto. No vamos a atraeros a la Casa Danzante (Tančící dům) conocida por todos de las guías turísticas. Os llevaremos a edificios menos egocéntricos. Hemos juntado para vosotros cinco ideas de paseos para encontrar arquitectura contemporánea.

Una obra que aman, curiosamente, tanto arquitectos como praguenses, es la Biblioteca Técnica Nacional (Národní technická knihovna) en el barrio praguense Dejvice. La Biblioteca Técnica Nacional (Národní technická knihovna), un edificio de cristal, cuadrado, de bordes redondeados, del taller Projektil, está en el campus de las escuelas técnicas superiores, por lo que la visitan futuros ingenieros, físicos y diseñadores. El edificio es también divertido y agradable, por lo que vienen a trabajar a la sala de estudios varios freelancers que, de otra manera, tendrían que tomarse un caro café latte en una cafetería de moda. El atrio de la biblioteca está decorado con dibujos de cómics del pintor rumano Dan Perjovschi con temática, por supuesto, tecnológica. Si buscáis en Praga un lugar donde esconderos por un rato, sentaros con Internet o hacer algún trabajo, entonces la Biblioteca Técnica Nacional (Národní technická knihovna) es una buena opción. En su sencillez, funcionalidad y calidad de los materiales se esconde mucha belleza.

La segunda recomendación os lleva al Castillo de Praga (Pražský hrad), pero no encontraréis muchos turistas durante el viaje. El castillo se eleva majestuosamente por encima de vosotros, podéis mirar hacia arriba a través de las copas de los viejos árboles en el foso del castillo. El camino por el Foso de los Ciervos (Jelení příkop), reconstruido por el taller arquitectónico DA3, y el túnel peatonal que enlaza con este, obra de Josef Pleskot, son tan discretos que al pasar por ellos apenas tendréis la impresión de estar viendo una arquitectura interesante. Los autores solo facilitaron a los peatones, mediante pasarelas metálicas, caminos y barandillas, la vivencia de un paseo por la oscuridad, escondida en un barranco profundo, antes inaccesible. El camino peatonal por el Foso de los Ciervos (Jelení příkop), que empieza cerca de la estación de metro Malostranská, está cerrado en invierno.

Nuestra tercera sugerencia se puede unir, aunque no es necesario, con una comida o cena. La zona del Bastion XXXI – U Božích muk, de estilo barroco, es un ejemplo excelente de la obra arquitectónica contemporánea en el contexto de un ambiente histórico. Como queda claro por su nombre, se trata de una estructura medieval defensiva que formaba parte de la fortificación de la Ciudad Nueva de Praga (Nové Město pražské), fundada en 1348 por el emperador Carlos IV. La muralla barroca está ubicada en un rincón apartado de los barrios un poco misteriosos de Albertov y Karlov. Podéis encontrar aquí estupendas vistas, bancos, escaleras y un silencioso espíritu del lugar. El autor del proyecto fue el taller MCA. El único pero que podemos poner es que el restaurante de la muralla es bastante caro.

El Ángel de Oro (Zlatý Anděl) del arquitecto francés Jean Nouvell no es de lo más contemporáno (fue terminado en el año 2000), pero es muy importante y merece la pena visitarlo. La construcción elevó a Smíchov, hasta entonces un barrio obrero degradado, al nivel del centro, e hizo de la estación de metro Anděl uno de los lugares más frecuentados en Praga. El Ángel de Oro (Zlatý Anděl) es un edificio esquinero, de vidrio, estampada con versos. Toda la urbanización de los bloques de los alrededores forma parte de este proyecto. Tendréis todo como al alcance de la mano, desde el mirador situado en el monte Sacré-Coeur, accesible a través de una pasarela peatonal desde el centro comercial Nový Smíchov.

La última sugerencia es para aquellos que no disponen de mucho tiempo y caminan muy deprisa por el propio centro de la cuidad. Empezad al lado del palacio Euro en el extremo inferior de la Plaza de Venceslao (Václavské náměstí). Lo reconoceréis por su revestimiento de cristal y porque se encuentra al lado de los grandes almacenes Baťa. Luego subid por la plaza y en la calle Vodičkova doblad a la derecha. Vais a encontrar el palacio Langhans, cuya reconstrucción fue diseñada por el arquitecto Ladislav Lábus. Otro palacio reconstruido, que merece vuestra atención, se encuentra en la calle Jindřišská a unos pocos pasos. Se trata del palacio Edison, estación eléctrica funcionalista de los años treinta. Una antigua estación transformadora, tras una reconstrucción minuciosa, está ocupada por oficinas.

Saša Blau
Periodista y fotógrafo. Vivió en Londres y Berlín, pero uno se siente más en casa cuando está viajando. “Soy algo entre ruso y alemán. Nací en Praga,” dice sobre sí mismo.

 

Lugares recomendados