Hilo de Ariadna

Diversión para niños en Praga

Cuando no tenía hijos mapeé Praga a través de los restaurantes. Podría encontrar la cafetería preferida con los ojos cerrados.

  • Parque Stromovka
  • Parque Gutovka
  • Torre Mirador de Petřín
  • Museo de Karel Zeman
  • Alameda de Letná
  •  Reino de las locomotoras
  • Jardín de los Kinský
  • Planetario
  • Kampa
  • Museo de los sentidos
  • Café Jedna
  • Chocotopia

En cualquier parte de Praga, siempre intuía a dónde ir y luego por dónde continuar cuando el local cerraba. Actualmente son mis “faros” en el mar de la metrópolis refugios completamente diferentes, los parques infantiles. Hay que destacar que en el territorio de Praga hay un sinfín de bonitos parques infantiles con varios columpios, carruseles y otros equipos móviles parecidos. Por lo tanto, en la mayoría de los viajes con niños por la “madre de las ciudades” procuro que el itinerario siempre pase por lo menos por dos lugares de este tipo.

El destino del paseo por la popular ribera praguense no son las populares terrazas de las cervecerías, sino la Isla de los Niños (Dětský ostrov). Desde allí me dirijo a Kampa, donde hay dos parques infantiles. Sí, lo confieso, miro a mi cafetería preferida Mlýnská kavárna, pero tengo que olvidarla: mi hija necesita hacer aún algunos flanes de arena. A veces mi hija se compadece y me permite, generosamente, un café en vaso de plástico cerca de alguna de nuestras zonas preferidas, o sea los parques infantiles: en la Alameda de Rieger (Riegerovy sady), parque Gutovka en el barrio de Strašnice, en la Alameda de Letná (Letenské sady) o en el  Complejo Vltavanů 229. También hay hermosos parques infantiles en lugares donde uno (¡o sea también la madre!) prefiere no quedarse. Al poco atractivo parque cercano a la Estación Central (Hlavní nádraží) se adhiere un bonito parque infantil, la Alameda de Vrchlický (Vrchlického sady).

Con un niño mayor es posible realizar incluso hazañas más heroicas que superar los trepadores en un parque infantil. ¿Qué os parece subir la Torre Mirador de Petřín (Petřínská rozhledna)? Yo tengo que renunciar a este entretenimiento. Solo con mirar esa torre me da vértigo y, por lo tanto, mi hija tendrá que buscar otro sherpa para subir a la Torre Eiffel praguense. No obstante, Petřín ofrece también otras diversiones. No solamente podéis subir con el funicular, sino también podéis visitar aquí, por ejemplo, el Laberinto de Espejos (Zrcadlové bludiště). Vuestro reflejo deformado en el espejo divertirá a vuestros hijos, y vosotros podréis sentir con alivio que esos kilos de más son solo una ilusión óptica. En el mismo lugar podéis encontrar también el Observatorio de Štefánik (Štefánikova hvězdárna). Pero si vuestro hijo es todavía pequeño para conocimientos astronómicos, nada más fácil que bajar la cuesta al Jardín de los Kinský (Zahrady Kinských), donde os espera un parque infantil. Para variar.

Si sois padres de un niño curioso e intelectual, visitad además del observatorio el Planetario (Planetárium) en el parque Stromovka. Si aún deseáis formar al niño un poco en las artes plásticas, entonces no hace falta ir muy lejos. La Galería Nacional (Národní galerie) tiene su sede en el Palacio de Ferias (Veletržní palác) que se encuentra casi al doblar la esquina. Apreciaréis seguro la colección de arte moderno y los pequeños no rechazarán la zona infantil, donde puede usar utensilios de artes plásticas y crear algo que falte en las colecciones de la Galería Nacional (Národní galerie). Y una información muy importante: vosotros podéis tomar aquí, por fin, un café.

Y a lo último, unos pocos consejos sobre cómo entretener a los niños cuando hace mal tiempo y no se puede estar jugando en el parque. Praga ofrece muchas actividades de entre las que escoger según los intereses y temperamentos de sus hijos.

Les puede llevar, por ejemplo, al Reino de las locomotoras, en Smíchov, donde fliparán con las maquetas de trenes, que copian hasta el mínimo detalle y funcionan automáticamente. A los niños y los adultos que amen el cine les encantará la exposición interactiva del Museo de Karel Zeman, cerca del Puente de Carlos. Se dedica al creador de legendarias películas llenas de efectos especiales tales como Viaje a la prehistora, La invención diabólica, etc. También hay otro lugar en el que podrá descubrir trucos e ilusiones, donde nada es lo que parece: el Museo de los sentidos en la calle Jindřišská, donde podrá pasar un rato delicioso con los niños.

Chocotopia en la calle Celetná podría ser el apoteosis de su recorrido por la ciudad. Después de ver la exposición dedicada al chocolate y el museo de cera, sería una pena que dejara de disfrutar de esta fantástica cafetería temáticamente dedicada al chocolate: ¡tanto usted como sus hijos se lo merecen por el buen comportamiento!

HanKa
Trabaja como letrista en una agencia de publicidad. Actualmente en baja por maternidad. Ventila las penas y alegrías de la maternidad en el blog “Madre en la red”. Aunque no nació en Praga, ha pasado aquí una parte importante de su vida. Tiene mapeada la capital, por una parte como exbohemia que amaba el teatro, cine, exposiciones y cafeterías, y hoy como madre con bebé en cochecito, con el cual visita no solamente los parques infantiles.

 

Descargar

Praga: niños

Nuestra nueva guía para familias con niños es un práctico mapa que está editado en checo, inglés, alemán, francés, italiano, español y ruso. Descárgueselo gratis, venga a recogerlo a nuestras oficinas o haga que se lo mandemos a casa por el precio únicamente de lo que vale el correo.

 

 

 

 

 

 

 

Lugares recomendados