Hilo de Ariadna

Praga para enamorados

Lugares y rincones románticos, paseos y vivencias - Praga ofrece de todo.

  • photo: Prague City Tourism
  • photo: Prague City Tourism
  • photo: Prague City Tourism
  • photo: Prague City Tourism
  • photo: Prague City Tourism
  • photo: Prague City Tourism

El Castillo de Praga (Pražský hrad) nocturno y la pintoresca calle de Nový Svět

El Castillo de Praga (Pražský hrad), el recinto de castillo más extenso del mundo, antigua sede de los reyes de Bohemia, es uno de los monumentos históricos más importantes en Praga y la República Checa. El lugar ofrece vistas magníficas, maravillas de la arquitectura y, durante las horas nocturnas, muchas callejuelas iluminadas con faroles antiguos. Recomendamos, para un paseo romántico, la Catedral de San Vito (Svatovítská katedrála), el Callejón del Oro (Zlatá ulička) y las Antiguas escaleras del Castillo (Staré zámecké schody). La calle Nový Svět, escondida al mundo, llena de casas y rincones pintorescos, se encuentra en un valle debajo del Loreto, cerca del Castillo de Praga (Pražský hrad). Podemos hacer una parada en el Hotel Romantik U Raka de estilo especial y sentarnos al lado de la chimenea encendida.

Barrio Pequeño (Malá Strana), vistas de Petřín y la isla romántica Kampa

Esta zona praguense parece creada para el romanticismo durante todas las estaciones del año. El panorama de Praga que se abre ante vosotros ante el Monasterio de Strahov (Strahovský klášter) os presentará la ciudad desde un nuevo punto de vista, y escaparéis de la aglomeración de visitantes del mirador del Castillo de Praga (Pražský hrad). Cerca del Monasterio de Strahov (Strahovský klášter) está la cumbre de Petřín, que se encuentra entre los lugares con mayor altura sobre el nivel del mar en Praga. En el parque Nebozízek, entre Petřín al Barrio Pequeño (Malá Strana), se encuentra la estatua de Karel Hynek Mácha, famoso poeta checo del romanticismo. Kampa, la isla del Barrio Pequeño (Malá Strana), es seguramente uno de los lugares más mágicos de Praga. En su parte central se extiende un parque con vistas a la Ribera de Smetana (Smetanovo nábřeží) con el Puente de Carlos (Karlův most) y el Teatro Nacional (Národní divadlo), y el puente más antiguo en el riachuelo Čertovka, que separa la isla Kampa de la tierra. Justo en este puente pequeño, al lado del molino Velkopřevorský mlýn, las parejas enamoradas cuelgan candados en señal de amor eterno, cuyas llaves luego tiran al agua.

Puente de Carlos (Karlův most): estatuas que traen suerte y cumplen los más secretos deseos

Desde Kampa el camino más corto lleva al Puente de Carlos (Karlův most), el puente praguense más antiguo, cuyo encanto se puede apreciar plenamente con la niebla matinal o en la luz nocturna de los faroles. Si entramos por la Torre del Puente del Barrio Pequeño (Malostranská mostecká věž) la octava estatua del lado izquierdo es San Juan Nepomuceno (sv. Jan Nepomucký). Tocar las placas en la estatua trae suerte, pero si anheláis que se cumplan vuestros deseos secretos id unos pasos más adelante y en el mismo lado encontráis una rejilla negra con cinco estrellas y con el relieve de San Juan Nepomuceno (sv. Jan Nepomucký) ahogado. Tocad con el dedo cada una de las estrellas y luego poned la palma de la mano izquierda en la cruz de la barandilla debajo de la rejilla. Lo que pidáis en ese momento se os cumplirá seguro. Cuatro estatuas más adelante, en el lado izquierdo del puente, se encuentra Santa Ana (sv. Anna), patrona de las mujeres embarazadas, abogada de las bodas y los matrimonios felices.

Fiestas de Valentín en Vyšehrad

Vyšehrad, la fortificación histórica en una roca, que en el siglo XI fue sede a los reyes de Bohemia, está llena de historia y envuelto en las leyendas. Incluso a principios del siglo XXI mantiene un ambiente mágico y un hálito de secreto. Captan la atención de los visitantes las vistas panorámicas de la Praga antigua, las murallas antiguas que rodean todo Vyšehrad y los rincones tranquilos de los parques. En el centro se encuentra la iglesia de San Pedro y San Pablo (kostel sv. Petra a Pavla), cuya silueta con dos torres es uno de los símbolos de Praga. En la depositario local están las reliquias de San Valentín (se trata de la escápula ubicada en un precioso relicario decorado con oro) que trajo el propio Carlos IV de Italia a Praga. En el período alrededor del 14 de Febrero se celebra en la iglesia la Fiesta de Valentín, unida con la exposición de este precioso relicario.

Esconderse de la muchedumbre en los jardines y parques praguenses

Los jardines y parques históricos de Praga son un tesoro del que puede estar orgullosa esta animada capital. Su número total excede los doscientos y el inicio de su fundación se remonta a la Edad Media. Entre los más conocidos se encuentran Stromovka, Ladronka, Alameda de Rieger (Riegrovy sady) o Letná, donde está el Pabellón Hanavský (Hanavský pavilon), desde el cual se abren unas vistas maravillosas de la ciudad. Hay que prestar atención a la Alameda de Havlíček (Havlíčkovy sady), un jardín inglés en el cual podéis parar en la reconstruida bodega Viniční altán, la cafetería Pavilón Grébovka, jugar a los bolos en una bolera de antigua y asombraros de la belleza de la gruta cercana (cueva artificial en los jardines renacentistas).

Vivencias excepcionales

En la Plaza de la Ciudad Vieja (Staroměstské náměstí) podéis decidiros por un paseo de cuento de hadas en carroza tirada por dos caballos, o en un coche descapotable antiguo, de la época de la primera república. Si queréis refugiaros de las calles animadas sustituid estas por la superficie tranquila del río Moldava (Vltava). Recomendamos las compañías fluviales praguenses que organizan cruceros con cena incluida, cruceros especiales de San Valentín o cruceros por la Venecia praguense. Y si os sentís mejor con la cabeza en las nubes, entonces deberíais pensar en un vuelo panorámico. Varias compañías hacen vuelos por encima del centro de Praga.

Todas las torres de Praga, o la ciudad en la palma de la mano

Para tener Praga “en la palma de la mano” no es necesario elegir un vuelo panorámico, basta visitar alguna del sinfín de torres praguenses. La Torre de Žižkov, o sea Tower Park Praga, con una altura de 216 m, no es solamente la torre más alta de Praga, sino también el edificio y el mirador con plataforma más alto de la República Checa. En su interior se encuentran un mirador excepcional de 360° con cabinas temáticas, incluida una parte interactiva, un restaurante, una cafetería, un bar y apartamentos de lujo. La Torre Jindřišská věž en la Ciudad Vieja (Staré Město) esconde varios restaurantes, cafeterías e incluso un rincón del whisky. El corazón de la ciudad, la Plaza de la Ciudad Vieja (Staroměstské náměstí), se abre bajo vosotros desde el mirador del Ayuntamiento de la Ciudad Vieja (Staroměstská radnice), bajo del cual podéis visitar el sótano original románico-gótico del siglo XIII. Podéis disfrutar de vistas magníficas de la ciudad desde las cuestas del Castillo de Praga (Pražský hrad), junto con una extraordinaria experiencia gastronómica, en los restaurantes Terasa U Zlaté studně y Villa Richter.

 

 Prague City Tourism

 

 

Lugares recomendados